Mi perro no muerde... pero ¿qué hacer cuando lo hace?

Nunca estás exento de que tu mascota ataque a otro peludo o una persona, por eso conoce los signos cuando quiere atacar, así como las implicaciones legales si llega a hacerlo...

Mi perro no muerde... pero ¿qué hacer cuando lo hace?

“Mi peludo nunca muerde”. No te confíes, su comportamiento puede ser impredecible, aprende a leerlo.

Quienes tenemos mascotas podemos formar vínculos increíbles con ellas: gatos, perros, hámsteres y hasta peces, sin excepción, aprenden a conocernos y nosotros a ellos. Creamos rutinas y momentos de juego, y en un punto, podemos decir que sabemos exactamente cómo pueden actuar en casi cualquier situación.

Sin embargo, tu peludo aun siendo un animal doméstico, siempre guardará un instinto salvaje, propio de su naturaleza, y es algo que podemos notar incluso cuando jugamos con ellos.  Pueden ser súper ágiles, acechar y correr tras la pelota como si se tratara de una presa. 

Y aunque sea una mascota dócil y amigable, su comportamiento puede cambiar en un segundo, incluso si tu peludo solo quiere protegerte de alguien o algo que sienta como una amenaza. Es por eso que nunca estarás exento de que tu mascota ataque a otro peludo o una persona.

“Si, una mascota puede ser impredecible, su comportamiento puede cambiar dentro o fuera de su hogar, tiene un aspecto instintivo y agresivo que puede surgir por muchas razones entre otras: los ruidos fuertes, estar cerca de manadas grandes,  percibir olores con los que puede entrar en un estado de alerta o presentar una lesión que le cause dolor”, explica Laura Catalina Reyes médica veterinaria de la Universidad de la Salle, quien advierte la importancia de aprender a leer e identificar los cambios en el comportamiento de las mascotas.

“Para estos animalitos su amo es su familia, es su mundo y por ello su objetivo es protegerlo, y esta es otra de las razones poderosas por las que un peludo puede atacar”, indica la profesional.  

Los cambios comportamentales están presentes sin importar la raza o la edad de la mascota, desde los más cachorros hasta los más viejitos pueden reaccionar de forma violenta, por ejemplo, los perros en una edad avanzada o en un estado senil pueden no reconocer a su dueño o a otras personas cercanas y llegar a atacar.

En otros casos, explica la médica veterinaria, enfermedades de tipo neurológico, como la epilepsia, que afecta a algunas razas también puede tornar desorientada y agresiva a la mascota durante varios minutos después de un episodio convulsivo.

Signos en tu mascota cuando quiere atacar

La médica veterinaria Laura Reyes insiste en prevenir situaciones de peligro aprendiendo a conocer cada actitud y movimiento de nuestro peludo.  Estos son algunos signos que la profesional nos recomienda identificar tanto en perros como gatos antes de un posible ataque:

signos en tu mascota cuando quiere atacar

  • Orejas hacia atrás.
  • Batir la cola (que no siempre es señal de alegría).
  • Pararse con las patas muy rígidas.
  • Mirada de reojo como captando todo su alrededor.
  • Ojos muy abiertos y pupilas dilatadas.
  • Quedarse inmóvil, fijo en su objetivo a atacar.
  • Gruñir y enseñar los dientes.

Aprender a leer estas señales en la mascota es importante, “es una forma no solo de conocer más al peludo y saber cómo calmarlo, sino además, de prevenir un incidente que puede llegar a ser serio, y que, si desemboca en una lesión de consideración también puede resultar muy costoso para el dueño de la mascota”, concluye Laura Reyes.

Una mordida un problema legal

Siempre se deben tener en cuenta las consecuencias legales que puede conllevar el ataque de nuestro peludo a otra mascota o a una persona. De allí que sea clave que estés preparado.

Así que, si un buen día tu tierno peludo, ese que “nunca muerde”, ataca, lo más aconsejable es tener a la mano su carné de vacunas, acudir a un médico si la lesión es a una persona, o a un veterinario si se trata de otro peludo.

Y, por otro lado, tener en cuenta la Ley 1801 de 2016, Título XIII - De la relación con los animales, Capítulo IV - Artículo 127 Responsabilidad del propietario o tenedor de caninos potencialmente peligrosos, que indica que: “el propietario o tenedor de un canino potencialmente peligroso, asume la total responsabilidad por los daños y perjuicios que ocasione a las personas, a los bienes, a las vías y espacios públicos y al medio natural, en general.”

Allí es donde tener un seguro para mascotas juega un papel estrella, en tanto, te puede evitar un dolor de cabeza de mayúsculas proporciones.  

Te puede interesar 6 razones para tener un seguro para mascotas

Así que, estar preparado no tiene precio y cuidar a tu mascota y a los que la rodean tampoco. Muchos seguros para mascotas cuentan con un plan de cubrimiento por responsabilidad civil, que aplica directa y adecuadamente a esta disposición legal.  Consulta en detalle los beneficios en nuestro sitio web  de mascotas de Like Solidaria.

No olvides seguirnos en redes sociales a través del hashtag #MiMascotaSegura y no te pierdas la próxima entrega de nuestro blog: Bigotes sensoriales, así son los de tu gato.